El salvado de trigo es un cereal con grandes propiedades para la salud. Se trata de la capa exterior del grano de trigo, y considerada como una de las fuentes más ricas en fibra insoluble, un alimento rico en minerales (hierro, magnesio, manganesio, selenio, zinc y potasio), vitaminas (B3, B6 y B1), proteínas, glúcidos, lípidos, fitina y lipasa.

Salvado de Trigo: Capa Exterior del Grano de Trigo

El salvado de trigo se encuentra disponible en granos y harina. Se puede mezclar con leche, yogurt, ensalada de frutas, barra de cereales, jugos y purés .Como mucho, se pueden consumir 30 gramos diarios de salvado de trigo; si se ingiere más, puede provocar problemas de flatulencia, distensión abdominal y digestiones pesadas.

El salvado de trigo es ideal para el estreñimiento y permite correr menos riesgo de sufrir de hemorroides. El salvado de trigo, tiene la capacidad de retener agua y tienen un efecto intenso en el aumento de la velocidad de tránsito de las heces a través del intestino. Además disminuye la presión abdominal y evita que la pared del colon se debilite.

El salvado de trigo permite perder peso a través de sus propiedades depurativas. Gracias a su alto contenido de fibra, actúa sobre la absorción de grasas, debido a que las capta y evita su metabolización, por lo que las elimina. La fibra moviliza los ácidos grasos depositados, reduciendo el tejido adiposo. Brinda saciedad, ya que cuando ésta se pone en contacto con los jugos del estómago aumenta de tamaño, enviando señales al centro de saciedad reduciendo el apetito. De la misma manera, ayuda a controlar la ansiedad.

El salvado de trigo también ayuda a prevenir ciertas enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer, la diabetes y el exceso de colesterol, triglicéridos altos, hipertensión arterial, entre otros.