Dentro de las pastas que nos han llegado por parte de la gastronomía italiana uno de los casos más famosos es el de los espaguetis, posiblemente también conocidos de forma escrita como spaghetti, donde el rasgo que más llega a saltar a la vista es la presencia de una forma delgada y alargada, siendo no una coincidencia que su nombre venga de una derivación de la palabra “cordón”. Si bien el espagueti lo conocemos como netamente un ingrediente de Italia no olvidemos que se podría denominar a la China su verdadero punto de origen, siendo Marco Polo quien lo llevó a Europa luego de sus viajes por el Asia. Por lo tanto, la comida italiana puede mencionarse como su mayor difusora.

Espaguetis: Pasta de la Familia de los Macarrones

Para poder preparar los espaguetis se hace lo mismo que con otro tipo de pastas que se llegan a vender de forma deshidratada, teniendo que ponerlos a cocinar dentro de agua hirviendo con sal para que cambien de textura a una mucho más suave y comestible. Con respecto a la forma como comerlos hay muchas que requieren de la preparación de salsas o bien el acompañamiento con otros alimentos sólidos. Entre algunas de las recetas más famosas tenemos al espagueti al pomodoro, a la albahaca, carbonara, a la parmesana, etc.