La gastronomía rusa es sumamente variada y tiene una gran riqueza de platos, debido a su carácter multicultural así como a la vasta extensión geográfica del país.