Los alimentos derivados del pollo o la gallina son ricos en vitaminas y forman parte de la dieta diaria de millones de personas en el mundo.