La primera comunión es un ritual sacramental de la Iglesia católica, a través de la cual un niño o niña decide iniciarse en la vida cristiana. Este día especial merece una gran celebración, a donde los pasteles son unos de los elementos primordiales.