Cuando se trata de vino tinto, las opciones son ilimitadas, los hay viscosos, mientras que otros son livianos y tienen una cierta efervescencia. Los hay también dulces, secos, de color violeta brillante, de color café, de color rojo oscuro, etc.