La malaya de cerdo es un corte espeso y delgado, de forma irregularmente rectangular, la cual posee una capa delgada de grasa que se extrae debajo de la piel del cerdo, sobre la parte baja de las costillas.