El finalizar la escuela o la universidad merece una fiesta de celebración, y para el reconocimiento del estudiante no puede faltar un pastel de graduación.