La primera comunión es un evento especial, que permite volcar toda nuestra creatividad a preparar tus propias galletas. Pueden haber galletas en forma de cruz, de Biblia, de flores, etc. En cuanto a a la decoración se usa fondant de color blanco, azul, morado o rosado.