La comida orgánica se basa en los alimentos orgánicos, es decir alimentos sin aditivo de químicos ni sustancias de origen sintético como pesticidas, herbicidas, hormonas y fertilizantes artificiales. Los cultivos solamente reciben abono natural y la crianza de animales se realiza en pequeñas granjas.