Cuando pequeños tuvimos siempre esa antipatía por las verduras que se fue disipando a través del tiempo pues nos comenzaron a saber más ricas. Sin embargo en la actualidad es natural que ese gusto aún no se despierte en nuestros hijos o los pequeños de la casa qué, rebeldes, se resisten a probarlas.