Tal vez se trate del espíritu libre de los Países Bajos, combinado a su rico acervo cultural y su desarrollada tecnología, el hecho es que varias de las cervezas más reconocidas del mundo son holandesas.