Dentro de la gastronomía china podemos encontrar una serie de postres, dulces milenarios que son muy distintos a los de la cocina occidental, ya sea por su método de preparación o por los ingredientes utilizados.