Existen una serie de platos fríos para comer para llevar y comer en el trabajo o en la escuela, aunque también pueden servirse en alguna fiesta durante el verano. Estos almuerzos pueden ser ensaladas, gazpachos, cremas fríos, platos de fondo, sandwiches, bocadillos, etc.