A pesar de las distintas estaciones que se presentan en al año siempre habrá un momento para los fanáticos de helado en que podrán disfrutar de un buen milkshake, así que queda descartada la exclusividad de las bebidas calientes para el invierno. Hoy veremos cómo preparar un delicioso milkshake mediante un procedimiento rápido y sencillo logrando la contextura perfecta.

Receta de Milkshake

En caso de que no contar con una licuadora, podríamos utilizar una batidora de mano claro que esto supondría un poco de cansancio pero el resultado es el mismo y se compensa al lado del delicioso milkshake que obtendremos. En caso de tener ninguno de los dos artículos podemos utilizar un bol de acero inoxidable y un batidor. El punto es que te atrevas a preparar este milkshake sin pensar en impedimentos.

Ahora sí, una vez superado este problema nos pondremos manos a la obra. Lo primero que haremos será colocar el vaso que vamos a utilizar en la congeladora el tiempo que requiera hasta quede bien frío. Luego vamos a ocuparnos de la temperatura y textura del helado que vamos a emplear, pues tiene que estar temperado y suave porque ese es el punto ideal (no aguado). Este paso es importante ya que si está muy duro deberás añadirle más leche y corre el riesgo de aguarse perdiendo su concentración.

Receta de Milkshake

Ahora lo que haremos será colocar tres bolas de helado, 59 ml de leche y el saborizante que más te interese, puede ser fudge, caramelo o trocitos de galletas. Ten en cuenta no añadir hielo porque podría echarse a perder la preparación. Y si vas a echarle galletas, lo más aconsejable es poner una o tres galletas más o menos trituradas dentro del helado. Si no te gusta la leche puedes cambiarla por un chorro de tu licor preferido. Por último coronamos el milkshake con crema chantilly.