En algún momento tenemos las ganas de comernos un delicioso marshmallow, sin embargo estamos demasiado lejos de una dulcería o cafetería para darnos ese gusto, pero ante este inconveniente podríamos nosotros mismos preparar un delicioso y esponjoso Marshmallow Fondant.

Receta de Marshmallow Fondant

Para ello necesitaremos los siguientes ingredientes: nubes, azúcar glass (doble peso de azúcar), un poco de agua (esto humedecerá las nubes) y por último margarina o en todo caso crisco.

La preparación consiste tomar un bol especial para microondas y untarlo con mantequilla, después vertemos las nubes y las pesamos anotando el peso. Si podemos partir las nubes en pequeños trozos es mejor, pues así se podrán fundir con menos riesgo de quemarse.

El siguiente paso es añadir una cucharada de agua, mezclar un poco las nueves para que se humedezcan, procuremos no ponerle mucha agua, si se trata de 200g de nubles bastara solo con una cucharada o dos de agua, para estar más seguro deberías ir probando.

Al comienzo debes introducir las nubles por unos segundos y sacarlas, de esta manera irás comprobando cuánto demoran en fundirse o si debes reducir la potencia o añadir más tiempo.

Receta de Marshmallow Fondant

Una vez que la sacamos removemos bien, pues el azúcar mantiene el calor por eso cuando sale del microondas s ves que quedan trocitos de nubes sin fundir debes darle más vueltas para que los trositos se aplaste y se vuelva todo uniforme. Ten mucho cuidado de no quemarte con el azúcar.

Lo que haremos ahora cuando ya tenemos más o menos listas las nubes blancas añadiremos el color con el que vamos a teñir el fondant. Con la punta de un cuchillo movemos la silicona y si deseas más color y debes probando poniéndole gota tras gota.

Si ya tenemos listo teñido el fondant del color que necesitamos, colocamos en otro recipiente el azúcar (si son 200g de nubles, son 400g de azúcar).

Llegó el momento de echar el azúcar glass encima de la crema de nubes fundidas para mezclarlas con la legua de silicona. Cuando ya absorbió le ponemos un poco más y así hasta que no se pueda trabajar con la lengua de silicona.

Sabremos que ya está listo cuando veamos una masa fina, elástica y uniforme. Al ponerle el dedo sentirás como si fuese plastilina.