La cocina es un arte que nos ofrece la oportunidad de volcar todo nuestro ingenio y creatividad para sorprender a la familia con exquisitos platillos. Preparar costillas a la miel no requiere muchos ingredientes, lo que básicamente necesitarás son: 2 limones jugosos, naturalmente miel, aceite de oliva, un pimentón rojo dulce, orégano, sal y lógicamente 1 kilo de costillas de cerdo.

Receta de Costillas a la Miel

El primer paso consiste en cocinar las costillas. Para ello debemos haberlas partido en la mitad, luego las colocamos en una bandeja de horno una sobre otra sin amontonarlas. Después las bañamos en aceite de oliva esparciendo sal y orégano junto al pimentón dulce.

Preparamos nuestro horno a 200 grados centígrados para introducir por 15 minutos la bandeja preparada en el paso anterior. Cuando ya calculamos el tiempo retiramos la bandeja del horno y exprimimos los dos limones para después retirar el jugo en un recipiente y mezclarlo con la miel.

Receta de Costillas a la Miel

El tercer paso será verter la mezcla que hicimos con la miel sobre todas las costillas y la regresemos al horno por 15 minutos más, las retiramos y hacemos el mismo procedimiento por el lado opuesto y las devolvemos otra vez por 15 minutos, al mismo tiempo vamos revisándolas hasta que queden crujientes.
Por último retiramos la bandeja del horno y las servimos de inmediato para que no se enfríen.

Podemos acompañar nuestras costillas a la miel con patatas fritas, una ensalada casera, verduras cocinas o patatas a lo pobre que podemos hacerlas cortando las patatas a rodajas finas y colocándolas en una sartén (calentada a fuego medio) con aceite de oliva, y añadiendo pimentón rojo y verde (cortados en tiras), una cebolla, dos dientes de ajo y sal al gusto. Después de freírlas las servimos junto a nuestras costillas de miel y comenzamos a disfrutar de este exquisito platillo que alcanza para 4 personas.