La cocina nos invita a ser partícipes de una aventura culinaria en la cual podemos volcar todos nuestros conocimientos y deseos por crear un platillo o postre nuevo. El día de hoy te enseñaremos la receta de unos riquísimos churros caseros; y es que quién no ha degustado de uno de ellos y se ha quedado con el saborcito especial en su paladar. Preparar un churro es muy sencillo y solo requerirá de unos 20 minutos aproximadamente ¿Listo? Pues entonces comencemos.

Receta de Churros Caseros

Lo primero que haremos será conseguir 300 gr de harina, sal y aceite de oliva. A continuación pondremos la harina dentro de un bol hondo donde podamos trabajar con normalidad (sin que se escape fuera), luego ponemos a hervir agua en un cazo y le añadimos una cucharada de sal (vamos probando para no salarlo demasiado). Ahora cuando apreciemos que el agua está hirviendo sacamos una taza y la vertemos sobre el bol de harina. Esta combinación hará que tanto el agua hervida como la harina se mezclen dando como resultado una masa consistente y flexible mientras vamos midiendo la dosis de agua y removiendo.

Paso siguiente tendremos que esperar por al menos dos minutos para después rellenar nuestra churrera con la ayuda de una cuchara. En caso de que no contemos con una churrera, también podemos sustituirla por una manga pastelera que tenga el accesorio estrellado especialmente para churros.

Receta de Churros Caseros

A continuación pondremos a calentar el aceite (es necesario que esté bien caliente pues de no estarlo la masa podría pegarse). Con ayuda de la churrera iremos preparando los churros. Aquí tenemos dos opciones, la primera es dejarlos caer directamente donde está el aceite como si fuera profesional y la segunda es ir haciéndolos sobre una tabla, para ponerlos a freír después. La segunda opción es la más razonable quizá, ya que no quita mucho tiempo y garantiza un mejor acabado. Ahora los freímos y por fin ya puedes disfrutar de tus ricos churros caseros junto a buen café con leche o chocolate. Buen provecho.