Por mucho tiempo las madres nos han dado todo el cuidado y cariño cuando estamos enfermos y parte de ello es la preparación de un rico caldo de pollo casero que siempre nos ayuda a estar como nuevos. Por esta razón en este post aprenderás a preparar un suculento caldito para esos casos o simplemente si eres amante de una rica entrada caliente.

Receta de Caldo de Pollo Casero: ¿Cómo Hacer Consomé de Pollo?

El caldo casero es muy ligero y sano y se sirve como base a muchas elaboraciones, es decir sopas cremas, arroces y salsas. Es cierto que muchas veces echamos mano de caldos envasados o de las comunes pastillas de caldo que solo sirven para salir del paso, pero recuera que nada se compara a un rico caldo casero y natural.

Ingredientes

Los ingredientes que vamos a necesitar son los siguientes (es para un caldo de 3 litros); Un pollo mediano, limpio, eviscerado y con piel, 2 nabos, 3 zanahorias, un puerro, una patata, 2-3 ramas de apio verde, una rodaja de calabaza pelada, una hoja de laurel, unos granos de pimienta negra, sal, una ramillete de perejil.

Preparación

Comenzaremos la preparación de nuestro caldo de pollo usando una cazuela grande donde alcance perfectamente todos los ingredientes. Introduce adentro el pollo entero, limpio y lavado, para así quitar posibles restos de sangre. Ahora cubre con 4 litros de agua o lo suficiente para que el pollo quede cubierto y se produzca la ebullición.

A continuación añade las verduras, peladas y troceadas. No tires la parte verde del puerro ni las hojas del apio. Procede a aderezar con pimienta más una cucharada de sal y de perejil. Al gusto podrías incorporar un poco de tomillo fresco.

Ahora pon la olla a fuego lento por una hora y media como mínimo y deja cocer todo hasta que se emane una sustancia de caldo que emita un olor agradable. Recuerda que debes ir espumando la superficie para que el caldito quede claro. Te aconsejamos usar un cucharón o una espumadera. En caso tengas prisa puedes emplear una olla rápida dejándolo por 40 minutos.