Dentro de las bebidas más aclamadas en el mundo está la cerveza, y las variaciones que presenta hacen que cada país, región o lugar del mundo, cree un diseño y sabor particular que la diferencie de las de más. Por esta razón en este post hablaremos acerca de la cerveza belga que suele ser muy variada de la pale lager a la lambic o la roja en Flandes. En este país hay un promedio de 180 cervecerías de grandes industrias internacionales.

cerveza belga

La cerveza belga ha evolucionado con los años hasta alcanzar fama mundial; para fines de 2011 se contabilizaban aproximadamente 1150 tipos de cervezas belgas originales. Las estadísticas revelan que es la bebida por excelencia en Bélgica donde los ciudadanos beben en promedio 84 litros de cerveza por persona al año.

La presentación de la cerveza es embotellada y no suele ser enlatada casi todas tienen forma de vaso o de copa exclusiva. Existe la creencia de que el usar el vaso correcto mejora el sabor de la cerveza.

La Cerveza Belga

La historia de la cerveza belga se remonta a la época de las primeras cruzadas durante el siglo XII, incluso antes de que Bélgica fuera un país independiente. La Iglesia Católica otorgaba permiso para que se elabore y distribuya cerveza en forma de financiación. En aquellas épocas la cerveza de poca graduación se consideraba incluso más sana que el agua. El gran gremio de cerveceros de Brujas fue el más antiguo y se fundó en 1308.

Durante el siglo XVII los monasterios trapenses que en la actualidad elaboran cervezas en Bélgica, se encontraban ocupados por monjes que huían de la Revolución francesa. Sin embargo la primera trapista de Bélgica, la de Wstmalle comenzó a operar recién el 10 de diciembre de 1836. La primera venta registrada se hizo el 1 de junio de 1861.