Muchos hemos probado por lo menos una vez en la vida un “Hot Dog” o “Perro Caliente”, y es que este tipo de comida rápida se ha expandido por todo el mundo y es ya un ícono para este rubro. La sencillez y la facilidad para preparar un hot dog no tienen nada que ver con lo delicioso que puede resultar darse un gusto de estos de vez en cuando. Ahora bien, en este post hablaremos más sobre el “perro caliente”.

Hot Dog: Comida Rápida con una Salchicha en su Interior

Se trata de una salchicha que va al interior de dos trozos de pan, puede ser de tipo salchicha de Frankfurt o vinessa. El hot dog suele prepararse frito o hervido; como dijimos se sirve con un pan pero de forma alargada y se acompaña con un aderezo como salsa de tomate o mostaza.

Tipos de Hot Dogs

El tipo de salchicha que se va usar para su elaboración varía de acuerdo a los gustos de la región, de la creatividad del cocinero y de los ingredientes disponibles. De esta manera en algunos lugares se utilizan desde bockwurst alemanas, hasta variantes creativas que cambian el pan como el corndog en Norteamérica que se suele servir caliente.

Hot Dog: Comida Rápida con una Salchicha en su Interior

Historia

El origen del hot dog se remonda a inicio del siglo XX sobre todo en el territorio de Estados Unidos, llegando a convertirse en un alimento presente en las calles de grandes ciudades. La expansión se ha dado bajo el concepto de franquicia. Sin embargo también existe la manera tradicional de vender los hot dog, que es la callejera, en pequeños carritos acondicionados para servirlos al instante.

Al ser de una preparación demasiado sencilla, el “perro caliente” ha proliferado en zonas de mucha asistencia, pues no se requiere de grandes instalaciones para servirlos. Esta comida ha llegado a ferias, fiestas, circos, calles, etc. Encaja perfectamente dentro de la categoría de comida confort. De todos modos es recomendable el consumo mesurado de este alimento.