Cuando se habla de crema en temas de repostería estamos justamente ante una preparación cuya mayor peculiaridad física es contar con una forma cremosa, yendo a parar al interior de diversos postres sin importar el tamaño que presenten. Esta clase de crema ayuda a que las preparaciones carezcan de carácter seco, sobre todo si es que estamos hablando de bizcochos o masas crujientes que sean secas.

El Uso de Cremas en la Gastronomia

Aparte también hay que apreciar que existe otra clase de cremas dentro de la gastronomía que responden a necesidades de consumo más bien de comida salada, siendo justamente una alternativa algo más densa que el consumo de una sopa. Esta clase de cremas se sirven como entrada y se pueden servir tanto frías como calientes. Aparte vale ver que su consumo es muy popular en tierras españolas, lugar de donde salen varias de sus recetas.

El Uso de Cremas en la Gastronomia

Hablando desde un punto de vista más general, hay que ver que una de las peculiaridades de las cremas es que ambos casos toman a la leche como un material de suma importancia, variando los acompañantes básicos en cada caso de modo particular. Para repostería se ve acompañada de azúcar, yema de huevo, azúcar, vainilla, etc; en cambio para comida salada cuenta principalmente con huevo y harina.