¿Cómo Hacer Gomitas de Gelatina Caseras?: Receta y Elaboración de Gomitas de Gelatina

Los niños son los grandes fanáticos de los dulces, es por ello que en esta ocasión vamos a aprender a preparar unas deliciosas gomilonas o gomitas de gelatina caseras llenas de colores y formas, con una receta práctica, sencilla y saludable.

¿Cómo Hacer Gomitas de Gelatina Caseras?

Ingredientes

• 1 taza 1/2 de juego de frutas frescas
• ¼ de litro de agua
• 2 sobres de gelatina sin sabor
• 400 gramos de azúcar

Las combinaciones y colores que podemos hacer son:

Rojo/rosado: con remolachas, fresas, naranjas, jengibre y un poco de jugo de mango.

Anaranjado: con zanahorias, naranjas, jengibre y jugo de mango.

Amarillo: de pimentón amarillo, pera amarilla, manzana amarilla y jugo de limón.

Verde: de col crespa, kiwi, pepino, manzana verde y lima.

Morado: con repollo morado, moras, arándanos y manzana.

¿Cómo Hacer Gomitas de Gelatina Caseras?

Preparación

El primer paso es alistar los ingredientes y sacar nuestros moldes de silicona para que se nos haga más sencillo desmoldar las gomitas cuando estén listas. Si no tienes moldes de silicona, puedes usar moldes para bombones o incluso para hielo.

Lo primero que haremos será vertir el jugo de las frutas en una olla pequeña.

Luego espolvoreamos la gelatina y el azúcar y las dejamos reposar por unos minutos, y luego removemos bien.

Ahora colocamos la olla a fuego medio y dejamos que se caliente, pero procuramos que no hierva. Tiene que pasar de estado espeso a líquido. Lo importante es que la gelatina se disuelva.

Aparte, preparamos el molde a donde colocaremos las gomitas caseras. Para ello, untaremos cada agujero con aceite de cocina para que puedan desprenderse fácilmente.

Colocamos la mezcla de gelatina en un envase cómodo para vertir sobre el molde y vamos haciendo uno por uno hasta terminar. Dejamos reposar y luego metemos nuestras gomitas al congelador por 3 horas.

Pasado ese tiempo, debemos desmoldar las gomitas y conservarlas dentro del refrigerador hasta que llegue el momento de servirlas. Cuando desees ofrecerlas, espolvorea un poco de azúcar fina sobre ellas como parte de la decoración.

Vale la pena mencionar que pueden conservarse hasta dos o tres semanas sin ningún problema.