¿Cómo Hacer Gelatina de Sabores?: Receta de Gelatina de Mosaicos y Gelatina de Colores en Capas

Las gelatinas de colores son postres divertidos para los más pequeños de la casa, además es una receta muy fácil, barata y rápida de hacer.

Si quieres sorprender a tus hijos en una fiesta infantil o reunión familiar, no dudes en preparar gelatinas de sabores. ¿Estás listo(a) para aprender a hacer gelatina de sabores en capas o en mosaico y mostrar un arcoíris de sabor?


Receta de Gelatina de Mosaicos


 

Ingredientes

• 1 cucharadita de esencia de vainilla
• 1 lata de crema de leche
• 1 lata de leche condensada
• 1 lata de leche evaporada
• 1 sobre de gelatina sin sabor
• 4 sobres de gelatina de distintos sabores (puede ser uva, cereza, limón y piña)

¿Cómo Hacer Gelatina de Sabores?: Receta de Gelatina de Mosaicos y Gelatina de Colores en Capas

Preparación

Lo primero que vamos a hacer es preparar las gelatinas de sabores en moldes separados. ¿Cómo prepararlas? Muy sencillo, separamos una a una con 2 tazas de agua y luego las refrigeramos hasta que se cuajen bien. Una vez que estén listas las cortamos en cubitos.

Ahora nos toca licuar la leche condensada, la leche evaporada, la crema de leche y la esencia de vainilla.

El tercer paso es preparar la gelatina sin sabor. Una vez que está lista la mezclamos con la mezcla de las leches.

Finalmente en un recipiente colocamos la mezcla y le agregamos las gelatinas de colores cortadas en pequeños cuadrados, lo dejamos cuajar, y refrigeramos durante 25 minutos, así de simple.


Receta de Gelatina de Colores en Capas


 

Ingredientes

• 400 gramos de leche condensada
• 5 paquetes de gelatina de sabores (puedes elegir piña, fresa, limón, naranja y uva)
• 5 sobres de gelatina sin sabor

¿Cómo Hacer Gelatina de Sabores?: Receta de Gelatina de Mosaicos y Gelatina de Colores en Capas

Preparación

Lo primero que debemos hacer es preparar el primer sobre de gelatina de sabor, solamente con 1 taza de agua caliente. Luego añadimos ½ sobre de gelatina sin sabor y dejamos reposar para luego verterlo en un molde, y lo colocamos en la nevera durante 15 minutos.

La leche condensada es la que nos ayudará a hacer las divisiones entre las gelatinas de colores. Debemos mezclarla con 1 taza de agua caliente y añadirle 2 sobres de gelatina sin sabor que ya debe estar disuelta con agua.

Una vez que nuestro primer molde de gelatina ya está listo lo sacamos de la refrigeradora y procedemos a ponerle una capa de la gelatina blanca que acabamos de hacer. Lo introducimos nuevamente en la nevera y dejamos que cuaje durante 15 minutos.

Mientras tanto preparamos la gelatina del siguiente sabor, y pasados los 15 minutos sacamos la gelatina de la nevera para añadirle esta nueva capa. Debemos seguir el mismo procedimiento con los otros sabores, intercalando con la mezcla de leche condensada.

Finalmente refrigeramos durante 25 minutos y nuestro postre está listo.