No hay nada más delicioso que disfrutar de una buena taza de café al momento de hacer las tareas o trabajos de oficina. El café nos brinda la dosis necesaria de energía para mantenernos despiertos y activos ya sea de día o de noche. Sin embargo nada es lo mismo si no se prepara como debe de ser. Es aquí donde resulta muy importante una cafetera; pero no cualquier cafetera, pues una de las mejores es la cafetera italiana.

Cafetera Italiana: La Cafetera Moka

Este modelo de cafetera también se conoce como cafetera moka, pero en italiano es llamada macchinetta (máquina pequeña). Ésta por ser una cafetera espresso, se encarga de preparar el café a través de vapor de agua. La cafetera italiana se le atribuye a Luigi De Ponti el conocido inventor que la creo para la compañía Bialetti en 1933 y que en la actualidad continua fabricando el mismo modelo de cafetera bajo el nombre de “Moka Express”.

La cafetera italiana o cafetera moka tiene mucha demanda en Europa, la empresa Bialetti se ha encargado de hacerla de distintos tamaños de acuerdo a cada necesidad. Unos modelos pueden preparar entre 1 y 18 tazas de 50 ml.

Cafetera Italiana: La Cafetera Moka

Para preparar el café en esta cafetera, rellenamos el calentador con agua hasta la válvula de seguridad, luego colocamos el filtro de metal que tiene forma de embudo. Paso siguiente añadimos el café molido al filtro. Ahora enroscamos el segundo filtro a la base y ponemos la cafetera en una fuente de calor para que el agua se caliente y comience a salir vapor. Gracias a una junta mecánica podemos estar seguros de que la cafetera está herméticamente cerrada, para poder aumentar la presión en la cámara interior donde trabaja la válvula de seguridad que poco a poco irá liberando la presión (si ésta se eleva).

Por último el vapor se encargará de forzar el resto de agua en cocción para que pase por el embudo avanzando por el café molido y terminando en la cámara superior de la cafetera donde quedará acumulado el café a beber. Es recomendable retirar la cafetera de la fuente de calor antes que comience el sonido del burbujeo característico y listo a disfrutar de un buen café.